El día que me bajé un otome (y lo jugué) Parte 2

Esta segunda parte del post no iba a existir pero luego de recuperar Forbidden Love en mi celu y leer su capítulo 3, no puedo evitarlo. Merece su post propio.
Ahora, una pequeña advertencia. Si de casualidad existe alguien que quiera leer esta historia y le importe realmente, no tienen que leer lo que voy a escribir a continuación. El resto, por favor, díganme que no estoy loca.
Esto es por demás bizarro.

Nuestro primogénito va a tener tres brazos.

Nuestro primogénito va a tener tres brazos.

Vamos a resumir un poco los acontecimientos de los capítulos 1 y 2 para ponernos a tono.
Según comenté en este post, la protagonista de la historia desarrolla una relación amorosa con su hermanastro (hot) que la odia mientras está en pareja con un tipo rico llamado Johannes.

Yo tampoco.

Yo tampoco.

Su hermanastro Mike (hot), sin embargo, viene de una ruptura con la que fuera su prometida, la bicha mala malosa, Amelia. Quién a su vez, está del carajo y se comió un maratón de María, la del barrio para planear las maldades pertinentes a la historia.
En el True end podemos ver como se deschabeta y termina en la cárcel, y vos, pobre insulsa protagonista, le decís a tu pobre novio Johannes (a quién JAMÁS dejaste que te tocara un pelo) que en realidad te querés comer a tu hermanastro (hot).
Mike (hot), luego de tratarte mal toda la historia sin motivo aparente, dice que te ama y los dos se ponen de novios. Aún cuando la relación entre él y tu mamita trepadora, Linda, está muy mal porque, bueno, que una vieja se quiera comer a tu papi por plata no es algo copado.
La segunda historia, en la que no pasa NADA, sirve para terminar de deshacerse de Johannes. Pobre tipo que nunca la puso sino que encima lo tuviste de un lado para otro como si del mayordomo se tratase para que te defienda del super boss secreto (not really) que los quiere matar a vos y a tu hermanastro (hot).
A este culebrón digno de CSI Miami, le sumamos una historia pelotuda en medio sobre que tu hermanastro quiere ponerla sin que le grites “Onii-chan” porque, bueno, es raro…
En la historia 3, luego de ya tener la aprobación de los papis, Mike te propone un casamiento (hot). La protagonista está feliz de la vida y vienen un par de episodios que no pasa nada realmente hasta que llega el día en que tenés que mandar las invitaciones del acontecimiento.
El capítulo en cuestión empieza con la protagonista triste porque duda si mandarle o no una invitación a su ex-novio, Johannes. Porque, onda, le rompiste el corazón.
Nunca te tocó y vino el primer hermanastro que se te cruzó enfrente y te la puso. No sé, capaz está dolido. Pero esto es sólo un presentimiento mio.
Mike con toda su camisa abierta, entra en la habitación y te pide que le contés qué te pasa. Cuando analiza la situación te dice que lo llamés  para preguntarle si quiere asistir porque seguramente sino lo hicieras, Johannes, se ofendería (?!). Le molestaría que VOS te hicieras la cabeza pensando que está MAL que lo invites al casamiento con tu HERMANASTRO (por quien lo dejaste) sin preguntarle. Ok…
La protagonista lo llama y Johannes, luego de decirle estúpida (merecidamente), le pide que no se estrese y que le mande la invitación. Aún con sentimientos por ella, está dispuesto a desearle felicidad. Aw.
La protagonista, lejos de decirle “Ok, no vengas. Está mal de mi parte insistir.”, le agradece y le dice que le va a mandar la invitación siendo que SABE que el pobre tipo está forzando sus palabras. Pero claro, según charló con Mike (hot), su EX tiene que estar porque gracias a él (?!!!) están juntos. ¿Qué mejor manera de celebrar tu amor que en la cara del pobre tipo que dejaste? Ok…

Alguien tenía que quedarse con la loca.

Alguien tenía que quedarse con la loca.

Pasan muchas cosas más sin sentido y llega el día del casamiento. Efectivamente Johannes asiste y nos da la grata sorpresa de que llega con la camisa abierta como Mike (hot).
Johannes (ahora hot) le da la mano a Mike, ambos se miran un rato y nada más grave pasa. Todo tranquilo hasta que toca la puerta una visita inesperada.
Tom, el tipo que te propone llevarte a la cama en el primer primerísimo capítulo de la historia y provoca que tu hermanastro piense que sos una cualquiera, te viene a desear un feliz matrimonio. Ese mismo tipo que reapareció en algún punto al final de la primera historia y te pidió casamiento, viene a contarte también que gracias a vos aprendió lo que es el verdadero amor y que se casó con Amelia, la ex de tu marido.
Wat.
Parece que en algún punto en el que me perdí, se enamoró de la Soraya Montenegro de esta historia, y se casó con ella aún sabiendo que está en la carcel y que le falta todo el banco de suplentes en la cancha.
Wat.
Para finalizar esta parte 2 hablando sobre Forbbiden Love (mi nueva novela favorita), cuando la protagonista se reúne con sus seres queridos luego de la ceremonia, se manda la mejor frase del mundo delante del pobre ex que fue usado, maltratado y deshechado: “Nunca supe lo que era el amor hasta ahora”.
Si, señor. El premio a delicadeza del año va para…
O sea, hace ir al pobre tipo de que plantó a su casamiento. Lo hace ir desde OTRO país para decir EN SU CARA, que nunca amó hasta ahora.
Wat.
WAT.
Me quedo con esta imagen:

TON-TI-TA

TON-TI-TA.

PD: Probablemente entre hoy o mañana salga algún resumen de manga porque, contrariamente a lo que me gustaría, no puedo seguir robando con tanta novelita barata.
Advertisements

6 thoughts on “El día que me bajé un otome (y lo jugué) Parte 2

    • ¿Viste? Esta mina es un desastre.
      No, bueno. Hablando en serio, tengo un par de mangas para comentar que los fui pateando. Con suerte debería escribir sobre eso en estos días. Creo. Debería.

  1. Oh por todos los cielos… acabo precisamente de descargarmelo anoche, definitivamente no pienso jugarlo. Que horror de historia xD *va a borrarlo*

    • Si es para pasar el tiempo unos minutos al día, no es TAAAAN malo pero sí, tiene cositas que no tienen sentido como las que escribo en este post. Aunque bueno, ahora estoy en una historia que me hizo hacer facepalm varias veces porque la protagonista no da más de tarada.
      Hace poco lo retomé así que voy a estar escribiendo sobre la historia nuevamente, podés pasarte a ver lo que no te perdiste(?).

  2. Pingback: El día que me bajé un otome (y lo jugué) Parte 3 | Una visión extraña de una ignorante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s